Instagram, la nueva plataforma ecommerce.

En estos días Instagram ha hecho oficial su cifra de usuarios superando los 150 millones. Esto evidencia la importancia de lo visual vs lo textual, ganando terreno la parte visual en todas las redes sociales en general. Es por ello, que es imprescindible para las empresas tener en cuenta la opción de Instagram en su estrategia de Marketing Digital; utilizando con criterio los hashtags, ofreciendo contenido de valor, o dar a conocer promociones, descuentos, concursos…En resumen, el canal perfecto para conectar con su público objetivo.
 
La última novedad de esta poderosa red social és que las marcas de moda están convirtiendo Instagram en una plataforma para el ecommerce. El éxito de las fotografías en esta red social ya no consiste sólo en el número de likes y comentarios que reciba, también permite cerrar una venta.
 
De momento, sólo las marcas más potentes lo están probando, como es el caso de Michael Kors. En este caso, la firma ha creado un servicio que convierte las fotos de Instagram en un escaparate para la marca. Los usuarios, sólo tienen que darse de alta en el programa #InstaKors y cada vez que la marca suba un artículo con este hashtag, si el usuario da like a la imagen, reciben un mail con un link para comprar el producto en la tienda online.
 
La famosa firma de productos de belleza Marc Jacobs también está testeando un servicio muy similar. En este caso, al final de la semana, el sistema recopila los likes en el hashtag de suscripción y el usuario recibe a final de semana un correo con los links a los productos que ha mostrado interés.
 
Un servicio perfectamente comparado con el e-mail marketing, aunque con una eficacia muchísimo mayor. Hasta el momento, Instagram no se podía considerar como una plataforma de conversión por las limitaciones a la hora de escribir un link que enlace.
 
Este avance confirma la importancia de la red social Instagram para las marcas. Cada vez, los consumidores buscan cosas nuevas en las redes sociales y nuevas experiencias con las marcas y sus productos.
 
El tipo de fotografías que permite Instagram ofrece un pequeño extra para los negocios: los filtros y la edición hacen que la imagen sea mucho más atractiva y cercana. Y ese es, precisamente, el punto fuerte de esta red social. Las imágenes se alejan de las típicas fotos de estudio, de carácter frio y demasiado perfectas. El compartir una imagen que podría colgar cualquiera de los usuarios que nos siguen, hace que el nivel de empatía por parte de la audiencia sea mucho mayor. Personalizar la imagen, da valor a la marca y nos diferencia de la competencia, creando cada marca su propio estilo.
 
La comunicación basada en fotografías ofrece una oportunidad perfecta para apelar a diálogos emocionales. Y es que lo que tienen que vender cada vez más las marcas es eso, emociones, experiencias y alejarse del contenido y la comunicación más puramente comercial.
 
La creatividad que permite esta red social, genera una gran capacidad de engagement y a la vez fomentan la fidelidad de los usuarios hacia las marcas. Este hecho puede propiciar que un cliente vea una marca desde un punto de vista más humano.
 
La integración con otras redes sociales que permite Instagram ha favorecido su éxito con una clara ventaja para las marcas. El hecho de que se puedan compartir las fotografías en Facebook, Twitter, Pinterest o Foursquare, permite la viralización del contenido a través de todos los canales sociales.
 
 
 

Go to top